Páginas vistas en total

martes, 16 de noviembre de 2010

AULAS REBOSADAS.

Desde la Asociación nos hacemos eco de lo sucedido a una compañera y miembro de "Dejadnos Enseñar". Compartimos su opinión y animamos a todos los compañeros a dar un paso  y denunciar públicamente aquellos aspectos que perjudiquen a una enseñanza pública de calidad.

------------------------------------------
IES Murgi, El Ejido. Clase de 2º de Bachillerato B. Cuarenta alumnos de Humanidades, Ciencias y Tecnología en el mismo espacio en las asignaturas de Lengua, Inglés, Historia y Filosofía, más el profesor correspondiente. Nuestra realidad del día a día, por mucho que algunos quieran negarla. “Calidad de la enseñanza”, “Nuevas tecnologías”, “Criterios pedagógicos” y un largo “etc”. Desde principios de curso, alumnos, padres y profesores hemos intentado denunciar una situación que creemos perjudicial para todos los implicados, sobre todo para los alumnos, pero nadie ha querido oírnos.
Y de un modo fortuito, surge la posibilidad de manifestar ante los medios de comunicación nuestra protesta a través de la tutora y profesora de Lengua y Literatura del grupo, doña Ángeles Fernández Cara (miembro de la asociación Dejadnos Enseñar), protesta que ha sido silenciada por “no ser políticamente correcta”. La profesora en cuestión entiende poco (o no quiere entender) de asuntos políticos, tan sólo es una “currante” más de la enseñanza comprometida con la formación de sus alumnos y con su trabajo como docente.
Señores “jefes”, estamos bastante cansados de que se nos manipule. La realidad que vivimos a diario en nuestros centros educativos se aleja bastante de lo que muchos piensan, y nuestro trabajo de formación y educación del alumnado se ha convertido en pura burocracia con miles de reuniones y documentos que cumplimentar que nada tienen que ver con nuestra labor de enseñantes. Y todos protestamos, pero acatamos.
Desde hace ya tiempo, en nuestro municipio, El Ejido, es una realidad que se necesita una ampliación de los centros educativos por el elevado número de alumnos que cada curso se incorporan a las aulas, pero las soluciones son pocas: aulas prefabricadas en condiciones inadecuadas, utilización de espacios comunes para impartir las clases, masificación de alumnos en las aulas ... y poco más. ¡Evidente!, época de crisis, no hay dinero. Vale, todo comprensible. Pero, ¡sorpresa!, desde hace más o menos un mes nuestro centro se está viendo alterado por la presencia de operarios que nos están instalando pantallas digitales en algunas aulas. Y podemos seguir con más innovaciones: portátiles a los alumnos de 1º de la ESO, previa eliminación de los ordenadores que se instalaron hace unos seis años. ¿Cuántos euros supone tanta innovación? Señores, ¿qué es esto?. No estamos en contra de las nuevas tecnologías, pero de qué sirven estas si muchos de nuestros alumnos presentan graves dificultades para comprender mínimamente qué se dice en un texto o para expresar unas cuantas ideas con un mínimo de coherencia.
¿Calidad de la enseñanza?, por favor, déjennos enseñar y olvídense un poco de las estadísticas y de los condicionantes políticos. Oigan la voz de quienes cada día nos enfrentamos a la dura pero muy gratificante tarea de educar y formar a nuestros alumnos, las generaciones del futuro.
Con el apoyo de la asociación ¡Dejadnos enseñar!

2 comentarios:

  1. Vaya mi absoluta solidaridad con Ángeles, compañera, tocaya y colega de Lengua y Literatura. Mi voz también ha sido silenciada y "ninguneada" en varias ocasiones por lo mismo, por ser políticamente incorrecta. Y es que esto de la libertad de expresión tiene muchas triquiñuelas, muchas formas de ser coartada por aquellos que se saben poseedores de verdades absolutas. ¡Pobre gente soberbia estos políticos que insisten en representarnos, cuando ellos mismos deben acudir a otros para ser representados! Por ahora están triunfando en esto de limitar la libertad de expresión. Lo peor es que al paso que van, también se están cargando la libertad de pensamiento. Pues con tanto pedagogo suelto, tanta modernidad docente, tanto conductismo metodológico, tanta innovación y tanto soborno electoral, el saber no ocupará lugar ninguno.
    La masificación de las aulas es un hecho obvio y sin matices. Habrá quien alegue que el alumnado se divide en las asignaturas optativas y opcionales. Bueno ¿y qué? Faltaría más. Pero a mí, profesora de Lengua y Literatura, y a todos los alumnos y a todas las alumnas, insisto a TODOS y a TODAS, eso nos da igual. Deseo informar a todo aquel que no lo sepa y recordar a aquellos que aún andan con la venda en los ojos, que el profesorado de LENGUA Y LITERATURA ESPAÑOLA debe impartir en el 2º de Bachillerato y en tres horas semanales la asignatura de LENGUA (antiguo COU= 4 horas), más la de LITERATURA (antiguo COU= 4 horas) y además, ejercitar el comentario crítico de textos. Recordar también que es la única materia común y obligatoria para todos en la PAU, pues parece que este hecho se ha olvidado, o en el cual pocos han reparado. Sin embargo, por norma general, jamás bajamos de los 32. Y vamos subiendo 33, 34..., 40. ¿Alguien da más?
    Mariángeles M.G.

    ResponderEliminar
  2. Me uno a lo comentado, es una barbaridad por parte de la administración pública engañar de esa manera a padres y opinión pública diciendo que la enseñanza es de calidad cuando la realidad como todos sabemos es otra bien distinta.
    Para ellos entre 30 y 35 alumnos es lo normal, pero después si pueden envian a sus hijos a centros privados donde ratio es mucho menor y aseguran que es mejor este tipo de centros que uno público porque la enseñanza es de mayor calidad. Ja! lo que ocurre es que no nos permiten dar una enseñanza de calidad, y eso que yo personalmente, no puedo quejarme ya que tengo cursos con una ratio ideal de entre 20 y 28 alumnos por clase.
    IES Mar Mediterráneo en Aguadulce.

    ResponderEliminar