Páginas vistas en total

lunes, 21 de febrero de 2011

La Escuela del rebaño espectador. ¡AY DEMOCRACIA!


LA ESCUELA DEL REBAÑO ESPECTADOR.


La docilidad, mansedumbre y conformismo de la ciudadanía española es conocida y no deja de pasmar a los más ilusos. ¿Por qué no sale a la calle, por qué no se rebota por la disminución de sus derechos sociales? ¿Por qué deja hacer, contra sus intereses, a sus "representantes" sindicales y políticos? ¿Por qué sólo se moviliza por cuestiones deportivas? ¿Por qué anda despolitizada, resignada al bipartidismo de lo mismo, por qué no sueña con otra forma de vivir y hacer política?

¿Por qué pasa todo esto? ¿Por qué la democracia real, nuestra democracia nacional, regional y local es una "democracia del rebaño espectador", que diría Chomsky? No lo sabemos. Pero, ¿no tiene algo que ver con esta situación la escuela? La escuela que debiera ser el lugar donde el alumno aprende qué es la democracia, no en la teoría de los libros, sino en la experiencia cotidiana del funcionamiento del centro, ¿lo es? ¿O sólo existe una democracia en el centro sobre el papel de la ley y es inexistente en la vida diaria de los centros escolares?

¿Saben los alumnos qué es el Consejo Escolar, que es el órgano supremo del centro, que en él está representada toda la comunidad educativa, que aprueba el Plan de Centro que se está elaborando? ¿Hubo campaña electoral para la elección de sus representantes? Cuando votaron, ¿elegían entre distintos candidatos cuyos proyectos conocían? ¿Conocen quiénes son sus representantes? ¿Conocen sus derechos políticos en el centro? ¿Conocen todos los cauces legales para participar en el funcionamiento y vida del centro? Nos parece que la respuesta será negativa en la mayor parte de los centros.

Estos analfabetos políticos, estos auténticos borregos que son nuestros alumnos, ésos que son el futuro de la democracia en España, son los que votarán, si lo hacen, dentro de unos años a sus representantes en el municipio, comunidad autónoma y España.

Históricamente las enseñanzas medias han sido un semillero de ciudadanía, al margen de la pretendida enseñanza impartida. En los últimos 20 años ha perdido interés e incluso se ha visto con antipatía la discusión de asuntos políticos en los institutos, menospreciándolos como si fueran asuntos de terceras personas. Tal vez los políticos profesionales piensen que nuestros alumnos amanecerán a los 18 años con un bagaje político aparecido milagrosamente.

Estamos acostumbrados a escandalizarnos -  es de buen tono - del bajo nivel de nuestros alumnos en matemáticas, comprensión lectora y demás disciplinas, el informe Pisa levanta ampollas. Nos pasma la ignorancia de nuestros alumnos. ¿No nos pasma su analfabetismo político, su incompetencia ciudadana y democrática? ¿Mide esto Pisa? ¿Por qué esto es así?  Lo que denunciamos es grave, estamos denunciando la renuncia a formar ciudadanos briosamente democráticos, rebeldes, tal vez impertinentes con el poder de los mayores, a dotarles de un cuadrilátero en el que aprender a defender sus intereses, sus derechos, a comprender las normas del centro que les afectan, a expresarse libremente, a organizarse y asociarse, para que cuando salgan a la calle puedan seguir haciéndolo y estar capacitados para participar en la construcción de una sociedad más justa y humana.



D.José Antonio Guzmán Gil
D.Ángel Rodríguez Fernández

Profesores de Instituto y miembros de la Asociación de Profesores Dejadnos Enseñar.

La Banda sonora de estas palabras es  la canción de Javier  Krahe ¡Ay Democracia! de su nuevo disco "Toser y cantar"

2 comentarios:

  1. Me ha encantado vuestro artículo. Y no digamos la canción de Krahe, ese poeta y maestro que combina a la perfección la sátira con la música. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Democracia en los colegios.



    La democracia se enfrenta una contradicción; la educación también, al tratar de facilitar, por un lado, la integración social del individuo y la sociedad por otro quererlo marginar.
    No hay vida plenamente humana en solitario, sino sólo en sociedad; el hombre es un animal social, el animal polílico del que hablaba Aristóteles-, por otro, al tener que evitar que el individuo, que no tiene otro remedio que vivir en sociedad, no sea modelado y absorbido por completo por unas sociedades que han degenerado por las desigualdades y los conflictos sociales que ocasionó el establecimiento de la propiedad privada, que Rousseau, fiel a la tradición cristiana de los primeros padres de la Iglesia, considera fuente de opresión, injusticia y degradación.
    Democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.
    En sentido estricto la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidada representación a los que hayan resultados electos.
    En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales, no siempre respetados, ya que hay movimientos sociales que no son políticos en cuanto a partidos, sino que defienden la ecología, el medio ambiente, la educación pública gratuita y pluralista y los medios de comunicación les llama anarquistas, terroristas, violentos y antisistema, comprender todos estos fenómenos, es educar en la vida cívica.


    La democracia se ha perfilado como el sistema político estable en nuestro país. Sin embargo, dicho sistema no ha sido capaz de dar respuesta a todas las necesidades sociales, especialmente en el ámbito educacional en donde persisten las graves desigualdades sociales producto de la privatización de la educación y por tanto la democracia en cuanto a participación no ha sido efectiva, a pesar de la revolución pingüino y el paro de los docentes, de todas manera se aprobó una ley contraria a lo que pedíamos.
    La participación ciudadana, no es el mejor ejemplo de democracia, en el colegio consiste en adoptar decisiones informadas para que la comunidad escolar proporcione los mejores servicios y oportunidades educativas, por ello solicitar que se cumpla con la contratación de los docentes para cubrir los planes y programas de estudios, es una necesidad que se expresa en la base.

    La formación educativa favorece la participación y la contribución de un ciudadano interesado en los asuntos públicos, aportando con sus puntos de vistas, inquietudes y soluciones, siempre que exista la libertad de expresión y una comunidad democrática que acoge aquellas intervenciones, lo que no resulta siempre así.
    La participación de los alumnos en los colegios en la elección de su directiva ha sido un evento pleno de educación cívica, los alumnos organizados participan en el Concejo Escolar.
    El ejemplo que entregamos como sociedad, no es la mejor y afecta la formación de las personas, así como no se aprende la biología por el solo hecho de estar en el mundo, tampoco se aprende a vivir en democracia y respetar los derechos humanos por el solo hecho de vivir en una sociedad con estas característica, además tenemos un pasado reciente que no se caracterizaba precisamente por ser respetuosa y democrática, cuyos rezagos aparecen frecuentemente en la normativa educativa.

    ResponderEliminar